jueves, 4 de marzo de 2010

PREGUNTA 6: ¿QUÉ SON LOS CROMOSOMAS?

Los cromosomas son cada una de las unidades en las que se organiza el ADN en el proceso de división celular. Es decir, toda la información que podemos encontrar en nuestro material genético no está en una sola molécula sino que se encuentra repartido en un número determinado de moléculas más pequeñas. Si lo llevamos a los humanos, esto querría decir que los 20.000-22.000 genes contenidos en los más de 3.000 millones de pares de bases de ADN que tiene el genoma humano se organizan, mediante un alto grado de compactación, para dar lugar a una serie de estructuras –veintitrés parejas, para ser más exactos- conocidas como cromosomas.

Esa compactación se consigue gracias a la presencia de determinadas proteínas, entre las que cabe destacar las histonas, aunque también es importante el papel de las proteínas cromosómicas no histónicas. El grado de compactación va a depender de en qué momento de la división celular nos encontremos, y va a ser máximo en la metafase, en la que el ADN puede llegar a estar hasta 10.000 veces compactado.

En humanos hay 23 pares de cromosomas en cada célula somática. De estos, 22 pares son autosómicos –presentan una herencia no ligada al sexo-, mientras que existe un par que determina el sexo del individuo y que son llamados cromosomas sexuales.

Los cromosomas tienen una estructura típica en forma de bastoncillo y están constituidos, básicamente, por el centrómero, que es una zona responsable de regular ciertos movimientos del cromosoma y dos brazos: uno corto o “p” y otro largo o “q”.

El tamaño de los cromosomas varía entre los 50 millones de pares de bases que tiene el más pequeño –el 22- y los 250 millones del más grande –el cromosoma 1-. En cuanto al contenido de genes, el más grande vuelve a ser el cromosoma 1, que tiene más de 4.000, mientras que el más pequeño es el cromosoma 4, que apenas cuenta con 450.

miércoles, 3 de marzo de 2010

PREGUNTA 5: ¿QUÉ ES EL ARN?

Como el ADN, es un ácido presente en todas las células. También tiene una alta masa molecular y está formado por unidades estructurales llamadas ribonucleótidos, unidos unos a otros mediante enlaces fosfodiéster. Estas unidades estructurales, como en el ADN, están formadas por la unión covalente de un azúcar, un grupo fosfato y una base nitrogenada. Lo que le va a diferenciar del ADN es que el azúcar no va a ser la desoxirribosa, sino la ribosa –cuya única particularidad es la ausencia de un grupo –OH en el segundo carbono del anillo- y que una de las cuatro bases nitrogenadas es diferente, siendo timina para el ADN y uracilo para el ARN. Estructuralmente también se diferencia del ADN ya que el polímero al que da lugar está formado por única hebra lineal, mientras que el ADN se presenta como una doble hebra con estructura helicoidal.



Otra cosa que lo diferencia del ADN es su versatilidad, y es que si bien éste contiene toda la información genética que encontramos en la célula, el ARN cumple varias funciones en el procesamiento de dicha información genética, jugando un papel fundamental en las etapas intermedias de la síntesis de las proteínas.

El ARN fue anterior al ADN en la evolución, e incluso hoy en día se pueden encontrar algunos virus en los que toda su información genética se encuentra forma de ARN y carecen de ADN.

martes, 2 de marzo de 2010

PREGUNTA 4: ENTONCES, SI TODAS LAS CÉLULAS DE NUESTRO ORGANISMO SON IGUALES, ¿QUÉ DIFERENCIA A UNAS DE OTRAS?

En efecto, todas las células somáticas de nuestro organismo poseen los mismos 20.000-22.000 genes, pero no todos estos genes, en todas las células, dan lugar a la proteína que codifican.

Es decir, la función última de un gen es la de dar lugar a una proteína en un proceso conocido como expresión génica. Ésta se da mediante dos pasos sucesivos denominados transcripción –generación de un ARN a partir de un ADN- y transducción –generación de una proteína a partir de un ARN-. Pero en una célula determinada sólo unos pocos genes procesan la información que contienen para dar lugar a la proteína correspondiente.

Así, lo único que diferencia a una célula hepática de una célula cualquiera del sistema inmune son los genes que en cada paso se transcriben y se traducen.